Académico

METODOLOGÍA DE LUZ Y VERDAD

    Nosotros dominicos hijos de María Inmaculada, asumimos nuestro Diseño Sistémico de Luz y Verdad como respuesta a un mundo de secularización, de relativismo moral y ético, de subjetividad, de ausencia de Dios y de una antropología reduccionista, que privilegia los sentimientos y las emociones, que si bien son una dimensión importante del ser humano, no pueden prescindir de la razón y del espíritu. Asumimos, como Escuela Católica la metodología de ver, juzgar, actuar, revisar y celebrar.

    Esta metodología surgió para la acción transformadora de los cristianos en sus ambientes y para la superación del divorcio entre la fe y la vida. Más que una metodología, el ver, juzgar, actuar, revisar y celebrar es hoy un estilo de vida y una espiritualidad, que vive y celebra el descubrimiento de la presencia de Dios en la historia, la actitud de conversión personal continua y el compromiso para la transformación de la realidad. Que es en síntesis lo que buscamos con nuestro Diseño Sistémico Luz y Verdad (LyV).

    PASTORAL EDUCATIVA

    >

    En nuestra Institución Educativa la identificación plena con nuestro carisma debe ser la dirección a la cual debemos de dirigirnos cada una de las áreas y estamentos del ámbito educativo. Esta plena convicción de nuestro carisma “Predicadores de la Verdad y Portadores de la Luz de Cristo”, permitirá a todos los integrantes de la comunidad educativa a tener una misma guía y dirigirse al mismo lugar, evitando así confusiones en el quehacer educativo. La competitividad y la efectividad que lideran este siglo XXI, deben ser puntos de apoyo para lograr la concreción real y plausible de nuestro carisma, de nuestro espíritu dominico. Convertirnos en referente para los demás, ser luz que ilumine la oscuridad de la ignorancia; es por ello que sabemos que nuestras jóvenes son el futuro de la Iglesia, también el presente, razón por la cual existe una fuerte preocupación por ellas; es evidente también que un signo de los tiempos de la juventud con todas sus inestabilidades y aciertos, es su sensibilidad para captar y vivir los acontecimientos de su momento histórico.

    Por ello nuestra propuesta de la Pastoral Educativa se centra fundamentalmente: en el estudio de la realidad en sus diferentes áreas; juvenil, social, política, económica, estar muy atento a descubrir las raíces culturales de cada persona y de su propia comunidad; y con el estudio de nuestro carisma. Solo en el estudio de estas realidades podremos ir dando respuestas a los diferentes desafíos que se nos vayan presentando en el apostolado y transformando la realidad que muchas veces nos parece injusta y poco acorde con las propuestas del Evangelio.

    EL TRABAJO DE LAS HERMANAS DOMINICAS DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

    >

    La congregación de Hermanas Dominicas de la Inmaculada Concepción fue fundada en Francia hace 150 años, hoy tiene cerca de 32 Instituciones Educativas a su cargo en todo el Perú. Son enviadas por el Señor a ser Predicadoras de la Verdad y Portadoras de la Luz de Cristo. Participan de la misión de la Iglesia en el servicio a la educación. Impulsadas por el amor a Cristo y a María Inmaculada, buscando sembrar en las niñas y jóvenes la necesidad de ser auténticas mujeres líderes, que lleven impregnada en sus acciones el modelo de la Inmaculada Concepción y del Sagrado Corazón de Jesús.

    150 años de fundación

    Desde el inicio de la fundación de nuestra Congregación nuestra fundadora Eduviges Portalet reconoce a María Inmaculada como superiora y Madre de nuestra familia religiosa. Ella nace del corazón de nuestra madre Inmaculada para ser instrumento y camino de redención para los hombres sumidos en la ceguera y las tinieblas de cada tiempo. En este segundo año del Trienio en preparación del Jubileo de los 150 años de fundación diocesana de nuestra Congregación. Este año 2018, lo tenemos dedicado a Nuestra Madre Inmaculada, en cuyo día 8 de diciembre la Congregación fue afiliada a la Orden de Predicadores, también profundizaremos en nuestro ser de hijas de Domingo de Guzmán, hombre profundamente mariano. Que este año hagamos nuestro el deseo de M. Eduviges, que nos invita a honrar a María Inmaculada como nuestra madre y a esforzarnos por conservar una vida auténtica de santidad y fidelidad a Cristo nuestro Señor.

Madre Eduviges Portalet

Fundadora de la Congregación de Dominicas de la Inmaculada Concepción

1826 Nació en la ciudad de Lyon (Francia).

Sus padres fueron Gastón Portalet abogado de la corte Real de Lyon y Zelie Courtuier, parisense de clara inteligencia.

1838 – recibió la primera comunión

A los quince años ingreso al Convento de la Visitacion de Marcellín para terminar su educación.

1862

Ingresa a la Congregación de Hermanas de María Inmaculada.

1866

25 de junio es designada para fundar un instituto para niños ciegos de Toulouse, siendo la superiora.

1868

Toma la dirección del instituto separándose de la casa de Marsella.

1868

Dos meses después – renovó sus votos temporales, mientras tanto otras almas ingresaron al instituto.

1870

Inicia la construcción del Instituto de Niños Ciegos en la Rue Montplaisir.

1877

Recibió las reglas aprobadas por la iglesia que regían la naciente congregación.

1878

Inicia la construcción de la casa madre en Rue Montplaisir.

1882

Funda el Instituto para Obreras Ciegas en Saintes y más tarde abre también una escuela.

1884

8 de diciembre la Congregación queda afiliada a la Orden Dominica bajo el titulo de Congregación de Religiosas Docentes de la Tercera Orden de Santo Domingo de la Inmaculada Concepción.

1889

14 de julio después de una larga travesia, seis hermanas pisaron tierras americanas instalándose en Cuenca (Ecuador), para tomar la administración y asistencia del Leprocomio de Cuenca.

1898

Llegan a la ciudad de Trujillo (Perú) donde iniciaron el Colegio Santa Rosa, el primero de una serie de planteles educativos.

1894

16 de noviembre después de 12 días de gravedad, su alma se abrió como una flor al cielo, a la edad de 68 años y 31 de profesión Religiosa.